Encuéntranos en Google+. Periodista sin Tribuna... De viaje: 2012

martes, 18 de diciembre de 2012

Por los alrededores de Madrid

Para este año 2013 que se nos acerca, yo siempre le pido lo mismo que a los anteriores: salud para los míos y trabajo en abundancia. Del resto ya me encargo yo.
¿Y qué es el resto? Pues seguir haciendo todo aquello que me apasiona, entre otras cosas viajar. Entre los que no he podido hacer últimamente y los que tengo en mente, tengo la agenda de viajes un tanto llena: Amsterdam, Escocia, Londres con los enanos, etc... Espero que vosotros también los tengáis. Y lo más importante, que podáis hacerlos.
Por eso he pensado echaros una mano a los que tengáis pensado venir a Madrid. Os quiero invitar a que descubráis unos cuantos establecimientos con encanto fuera de la urbe. Porque Madrid no es sólo la gran capital. Tenéis municipios maravillosos y con mucha historia por recorrer.


Hotel SPA La Casa del Convento (Chinchón)
Hotel SPA La Casa del Convento - Chinchón
Créditos: Booking.com
En el mismo centro del pueblo encontraréis este hotel SPA , un edificio del siglo XVIII que fue durante mucho tiempo posada de la fruta. Cuidado con la disponibilidad ya que sólo dispone de cinco habitaciones (todas ellas amplísimas, por cierto). Además de la arquitectura, destaca su SPA equipado con la última tecnología.
La familia que regenta este establecimiento tiene sobrada experiencia en restauración ya que tiene otro hotel-restaurante en Chinchón, El Nuevo Chinchón. Por lo que os garantizo que vuestros paladares quedarán gratamente satisfechos. Faustino Martín, propietario y chef, está considerado como uno de los cien mejores de España.
Ronda los 200 € por habitación con desayunos incluidos.


El Bosque (Matalpino)
No podía dejar de poner uno de mi pueblo. El hotel-balneario El Bosque es el rincón perfecto para desconectar y olvidarte de todo. Su concepto está en exclusividad dedicado al bienestar integral y a ayudarte a que tengas un modo de vida más saludable.
Hotel balneario El Bosque - Matalpino (Madrid)
Créditos: Restaurantes de Madrid
Alguna de sus peculiaridades a tener en cuenta: El Bosque es un centro para adultos, todas las instalaciones están preparadas para ser disfrutadas por personas mayores de 12 años, prohibido fumar en todas sus instalaciones y no venden alcohol.
Este hotel realiza bastantes actividades dirigidas para aprender o profundizar en distintas prácticas (Tai chi, Yoga, meditación, stretching...), además de diversos talleres a lo largo del año: masaje familiar, shiatsu, mindfulness, etc...
Dependiendo de la época, el número de personas y el régimen en el que vayáis, podéis encontrar habitaciones por 120 € con desayunos la noche.


Rincón de Traspalacio (Robledo de Chavela)
Rincón de Traspalacio - Robledo de Chavela (Madrid)
Créditos: PlanB.es
De los hoteles de la sierra de Madrid, para mi es uno de los mejores. Perfecto para una escapada a la la montaña. El trato de sus propietarios es exquisito y su restaurante, por si no os apetece buscar por la zona, está bastante bien. Si además de descanso y buen comer, queréis disfrutar de un poco de cultura, a 15 minutos tenéis El Escorial, visita obligada de nuestra comunidad.
Si la cultura no es lo vuestro y lo que os apetece es disfrutar de la naturaleza, el hotel os ofrece paseos a pie o en bici por distintos senderos de la zona.
Dispone de 20 habitaciones y las podéis encontrar desde 65 € desayuno incluido dependiendo de la temporada.


La Casona de Éboli (Santorcaz)
La Casona de Éboli - Santorcaz
Créditos: Días de Ocio
Por si no conocéis Santorcaz, es un pequeño municipio al este de Madrid. Según se demuestra de estudios arqueológicos, este pueblo es el más antiguo de la Comunidad de Madrid. Como punto de referencia si queréis, podéis tomar Alcalá de Henares. Está a tan sólo 15 minutos de la ciudad cuna de Cervantes. Este hotel rural tiene su historia, ya que es conocido como la casona de la Princesa de Éboli.
En todo el hotel se respira la tranquilidad y el romanticismo que su propietarios nos quieren transmitir. A tener en cuenta que su restaurante sólo sirven comidas los sábados, con reserva previa.
Totalmente restaurado, es el segundo establecimiento más pequeño de estos cinco: cuenta con sólo seis habitaciones. Tres de ellas tienen bañera de hidromasaje.
Los precios van desde los 90 € por habitación noche desayunos incluidos.



Cocherón 1919 (Aranjuez)
Hotel Cocherón - Aranjuez
Créditos: El Cocherón
Ubicado en el Real Sitio y Villa de Aranjuez, dispone de 18 habitaciones. Su perfecta ubicación os permitirá pasear por su famoso Palacio Real, sus jardines y por el maravilloso casco urbano del municipio.
Si no me equivoco, el hotel dispone de desayuno, pero las comidas y cenas las tendréis que hacer fuera. Pero no os preocupéis por eso. Aranjuez dispone de una gran variedad de restaurantes a los que podréis ir.
Dependiendo de la ocupación de la habitación, podréis reservar a partir de 64 €.





Todos ellos están o han estado en clubes de calidad, por lo que os garantizo que tanto el servicio como el propio establecimiento tienen garantías más que suficientes para que vuestra experiencia sea perfecta y placentera.

Espero que os gusten. Besos y abrazos para todos!


© Javier Hernández Porras, Derechos Reservados 
Twitter: @javier_hdez 

martes, 20 de noviembre de 2012

Visita a los Acantilados de Maro - Cerro Gordo, Málaga

Acantilados de Maro
Créditos: Por los caminos de Málaga
Si ha decidido viajar a Málaga a pasar unos días, hoy le proponemos un plan para conocer un rincón único de la Costa del Sol. Málaga no solo cuenta con un patrimonio artístico e histórico o con el atractivo de las playas de la Costa del Sol. Sin lugar a dudas, un rincón que debe conocer es el Paraje Natural Acantilados de Maro – Cerro Gordo. Aquí podrá, además de contemplar un paisaje impresionante, disfrutar de unas calas únicas.

Los Acantilados de Maro - Cerro Gordo están situados a caballo, entre las provincias de Málaga y Granada. Tienen una extensión de 375 hectáreas donde la Sierra Almijara se adentra en el mar Mediterráneo. Fruto de esta incursión y   gracias a la erosión de las olas del mar se pueden admirar unos tremendos acantilados y unas calas paradisíacas con hasta 250 metros de desnivel.

Torre de cerro Gordo
Créditos: Tupolev und seine Kamera
Saliendo por la N-340, dirección Almuñécar, se puede observar el imponente paisaje y tiene la posibilidad de asomarse a alguno de los miradores que encontrará a su paso. Desde estos miradores, en los días más claros, se puede divisar el continente africano.

El paraje se encuentra protegido y cuenta con tres torres vigías usadas en siglos anteriores para defender el litoral de piratas: la Torre de Cerro Gordo, la de la Caleta y la del Pino.

Algunas de sus playas más famosas son la playa de Maro o la playa de la Caleta. La vegetación y los acantilados que las resguardan, les proporcionan un encanto especial y las convierte es una buena opción para disfrutar del baño con unas vistas únicas.

Cómo llegar a los Acantilados de Maro-Cerro Gordo

Este paraje natural se encuentra aproximadamente a 50 kilómetros de Málaga, dirección Motril-Almería.

Playa de la Alberquilla
Créditos: Créditos: Por los caminos de Málaga
Lo más aconsejable para llegar a los Acantilados es en coche. Si se encuentra de vacaciones, puede alquilar un coche en algunas de las empresas de la Costa del Sol, como Helle Hollis.
Para llegar, es necesario tomar la autovía del Mediterráneo en esa dirección hasta la salida de Maro. Es fácil llegar a través de la N-340.
Si bien en coche el acceso a las calas está prohibido, seguro que no se arrepiente de recorrer estos hermosos parajes a pie. 


© Anna Nielsen Garcia, Derechos Reservados
Helle Holis
Twitter: @annaniega

lunes, 15 de octubre de 2012

Córdoba: Un viaje en el tiempo

Puente romano de Córdoba
Créditos: Cinthia Prida Mercau

Cuando hablamos de Andalucía habitualmente hablamos de flamenco, tapas, sol y playa. Nos resultan familiares el calor y la alegría que desprenden los habitantes de esta mágica región. Sin embargo, no deberíamos olvidar nunca que, más allá de los toros y el jamón ibérico, la Historia nos reserva espectaculares tesoros escondidos en las ciudades y pueblos del sur español.
La antigua Al-Andalus cuenta con innumerables atractivos para el turista más exigente: Málaga y Marbella como puntos de encuentro en la Costa del Sol; Sevilla con su Semana Santa y el mítico barrio de Triana, Granada y el sueño de la Alhambra. Y entre estas ciudades, el lugar al que pretendo acercarles a través de estas líneas: Córdoba. Una ciudad española plagada de huellas romanas y embellecida por el legado cultural y artístico del mundo árabe. Un enclave ideal para disfrutar de un fin de semana diferente.


Pasaporte de Licenciatura en Tapeo Cordobés
Créditos: 
Cinthia Prida Mercau
Córdoba es la ciudad capital de la provincia del mismo nombre, situada a unos 400 km de Madrid. Podemos llegar por avión, carretera o tren de alta velocidad, opción que recomiendo por su rapidez, comodidad y buen precio si se compran los billetes con suficiente antelación. Un dato a tener en cuenta para nuestra llegada a Córdoba: en las oficinas de información para el turista encontraremos un folleto de distribución gratuita llamado “Pasaporte de Licenciatura en Tapeo Cordobés”. En su interior encontramos el listado de los establecimientos recomendados para almorzar, cenar e ir de tapas por la ciudad. Nos indica los platos estrella de cada restaurante, con la descripción de cada tapa y un mapa con la ubicación de los bares y tabernas.  No olviden recogerlo al pedir el mapa de la ciudad, vendrá bien tenerlo a mano a la hora de comer. 
Una vez llegados a la ciudad el alojamiento no será un problema para los viajeros. Tanto en el casco histórico como en el centro de la ciudad encontraremos hoteles y pensiones que se adecuan al gusto y presupuesto de cada huésped. Las distancias cortas facilitan los trayectos a pie, por lo que será muy fácil encontrar un sitio que se ajuste a nuestras necesidades sin alejarnos de los lugares de interés. Los hostales y pensiones serán una buena opción para aquellas parejas que viajen sin niños. Mi recomendación personal: La pensión “Lineros 38”,  cómoda, con tarifas accesibles y excelente atención. El café va por cuenta de la casa.

El tapeo Cordobés
Flamenquín cordobés
Créditos: Yurco
Comer en Córdoba se convierte en una actividad turística en sí misma: ir de tapas es la opción indicada para disfrutar de lo mejor de la gastronomía cordobesa. Los platos estrella que el visitante no puede perderse son el salmorejo cordobés (una suave crema fría de tomates, prima hermana del gazpacho) y las berenjenas fritas con miel de caña. Para disfrutar de éstas y otras tapas tradicionales habrá que adentrarse en el barrio de la Judería o en las inmediaciones de la Mezquita donde encontraremos numerosas tabernas y restaurantes con variedad de ofertas y amplios menús. Y en este apartado me permito recomendar dos sitios llenos de encanto donde degustar las mejores tapas: el primero es la taberna “Los Deanes”, una antigua casona del siglo XVI donde destacan las berenjenas fritas y el flamenquín de lomo. El segundo lugar es la Taberna Casa Rubio, cuyo secreto mejor guardado es la receta de su fino salmorejo.

Los imprescindibles de Córdoba
Moneda en el Museo Arqueológico de Córdoba
Créditos: Cinthia Prida Mercau
Sin lugar a dudas, la protagonista indiscutible de nuestra visita a esta fantástica ciudad será la Mezquita de Córdoba, actual Catedral de la Asunción de Nuestra Señora. Esta magnífica construcción no dejará indiferente al visitante, profese la religión que profese. Es una de las mejores muestras de la arquitectura andalusí junto con la Alhambra de Granada.  Data del año 786 y fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad. Puede visitarse de día y también de noche, de manera independiente, en visita guiada o con la ayuda de la audioguía. No daré más datos sobre la Mezquita y dejaré que este hermoso edificio sorprenda al viajero con cada detalle. Eso sí: para organizarse mejor, recuerden visitar su página web.
Mezquita de Córdoba
Créditos: Cinthia Prida Mercau 
Quisiera destacar también el Museo Arqueológico de Córdoba. Es el tercero en importancia de toda España y su visita constituye, desde mi punto de vista, un punto imprescindible para los amantes de la historia, y también para los curiosos viajeros. Destaco su colección de monedas antiguas, con ejemplares que datan del año 300 A.C. en perfecto estado de conservación. La entrada es gratuita, y créanme, no se arrepentirán.
Otros sitios que merecen ser visitados en la ciudad de Córdoba son: La antigua Sinagoga, la Casa Mudejar, la Casa de Sefarad, y sobre todo el Alcázar de los Reyes Cristianos, donde podremos admirar exquisitos mosaicos romanos y sus espléndidos jardines. La visita será gratuita para los más madrugadores, hasta las 10 de la mañana. Aquellos viajeros que vayan con más tiempo, podrán desplazarse también a las ruinas de la ciudad palatina Medina Azahara, situada a 8 kilómetros de la ciudad. 
Para los viajeros más curiosos, aquellos que gustan de eludir los circuitos turísticos establecidos, recomiendo visitar la Mezquita de los Andaluces (Universidad Islámica Internacional Averroes de Al-Andalus), en la Calleja de la Hoguera, donde serán recibidos amablemente por el imán, quien estará encantado de enseñarles una mezquita de uso actual, asiduamente visitada por los musulmanes residentes en la ciudad de Córdoba, pero también por los turistas musulmanes que visitan la ciudad provenientes de diversos países.  
Jardínes del Alcázar de los Reyes Cristianos
Créditos: Cinthia Prida Mercau
Una última recomendación: dicen los que saben, que “Córdoba es realmente Córdoba en mayo”, mes en el que la primavera se luce en el Festival de los  Patios Cordobeses. Sea en el momento que sea, si tienen un fin de semana libre no duden en visitar esta preciosa ciudad llena de historia y encanto. ¡Buen viaje!

© Cinthia Prida Mercau, Derechos Reservados

lunes, 1 de octubre de 2012

Laguna de Aculeo, naturaleza pura a pocos kilómetros de Santiago


Laguna de Aculeo
Créditos: Camping Club Pintue, Laguna de Aculeo
Casi media hora de coche separa a los habitantes de Santiago de este remanso de paz y naturaleza. Aculeo es un refugio y un pulmón para los santiaguinos.

La laguna de Aculeo se encuentra a 70 kilómetros al sur de Santiago de Chile, en la comuna de Paine, provincia de Maipo, Región Metropolitana. Cuenta con una superficie de 32 kilómetros cuadrados y una profundidad de 20 metros, lo que la hace una de las más extensas de la región central del país. Su nombre, Aculeo, proviene del mapudungun, lengua mapuche, y quiere decir “lugar donde llega el estero”. Es uno de los lugares más bellos en las inmediaciones de Santiago y presenta una gran diversidad biológica. La laguna oficia de espejo y refleja la Cordillera de Los Andes, haciendo de las vistas un espectáculo inolvidable. 

Laguna de Aculeo 
Deportes náuticos en la laguna de Aculeo
Créditos: Macha.cl
Es de carácter endorreico, lo que quiere decir que no tiene salida hacia el mar a través de los ríos de la superficie. Por otra parte, tampoco tiene afluentes de agua que la alimenten, ya que gracias a la permeabilidad del terreno, se nutre de aguas subterráneas. Aculeo está dividida en dos sectores: Ribera Norte y Ribera Sur, las que son destino de turistas que practican los deportes acuáticos, como kayak, vela y el esquí acuático, entre otras. En sus riberas hay áreas para acampar, pescar y pasear a caballo. Desde 1998 y, por un período de 30 años, está prohibido cazar en la zona, con el objetivo de preservar una de las zonas más grandes de vida silvestre de la Región Metropolitana. 

Fauna en la Laguna de Aculeo y sus riberas 
En la laguna es posible encontrar carpas y pejerreyes, lo que lo hace un sitio muy frecuentado por los aficionados a la pesca, principalmente de Santiago. Sin embargo, cada vez hay menos pejerreyes, por lo que los aficionados a este deporte, sugieren que se declare la veda en la laguna durante un par de años para permitir la reproducción de los especímenes. Es posible observar garzas cucas, cisnes de cuello negro o cuervos de pantanos y se pide a los turistas que no se acerquen demasiado a las bandadas ya que se ha notado un manifiesto deterioro en sus poblaciones. También habitan esta zona la iguana chilena, distintas especies de lagartos y zorros. 

Yoga en Aculeo 
Es posible pasar un día distinto al aire libre y en contacto con el medio ambiente. En este maravilloso entorno se realiza un taller práctico de yoga, que incluye un sano almuerzo y una sesión de yoga nidra y la posibilidad de disfrutar de las piscinas. Aprovechando el paisaje y los cielos limpios, se lleva a cabo el taller que no busca otra cosa que desconectar del ruido de la ciudad, llenar los pulmones de aire limpio y conectar con la naturaleza. 

Piscina en Bahía Club Pintué - Aculeo
Créditos: Camping Club Pintue, Laguna de Aculeo
Bahía Club Pintué 
Desde principios de los 80 este complejo turístico ha sido uno de los emblemas de la laguna de Aculeo, haciéndose con la mayoría de los turistas que visitan la zona. Pintué ocupa 18 hectáreas de la ribera norte, en las que se reparten cabañas, áreas de acampada con agua y luz eléctrica, restaurantes, piscinas, parrillas para barbacoas y otras comodidades para el visitante. 

Clima en la laguna de Aculeo 
La laguna posee un clima mediterráneo. Los veranos son secos y calurosos y en invierno presenta precipitaciones , que alcanzan los 365 milímetros al año. La temperatura media anual es de 14º Celsius y en verano alcanza una media de 23º, mientras que en invierno, una de 9º. Si visita la laguna de Aculeo en verano, no olvide llevar un repelente contra los zancudos.

© Carolina Bassa Mercado, Derechos Reservados 

viernes, 14 de septiembre de 2012

La Ciudad de las Artes y las Ciencias: la ciudad que cambió Valencia


L`Hemisfèric  - Ciudad de las Artes y las Ciencias
Créditos: Víctor Ferrando
La Ciutat de les Arts i les Ciències (Ciudad de las Artes y las Ciencias), es un gran complejo cultural y turístico ubicado en la ciudad de Valencia, al Este de España.

Para conocer su historia nos tenemos que remontar al año 1989. Por aquel entonces, Joan Lerma, presidente de la Generalitat Valenciana, decidió construir un gran museo científico en una parte de los terrenos del antiguo cauce del Río Turia, cercanos al Camino de las Moreras.
El museo fue el inicio de un proyecto de una envergadura muchísimo mayor que, en su momento, se denominó Ciudad de las Ciencias. Entre los edificios que formaban el proyecto inicial estaban el museo, un planetario y una gran torre de telecomunicaciones de 370 metros de altura. En ese momento, habría sido la tercera más alta del mundo.

Ciudad de las Ciencias - Valencia
Créditos: Víctor Ferrando
En el año 1991 se cedieron los terrenos y se presentó el proyecto original del arquitecto valenciano Santiago Calatrava, pero las obras no comenzaron hasta 1994. Poco después llegó al gobierno autonómico el Partido Popular y decidieron que era necesaria una reestructuración completa del proyecto, darle un nuevo enfoque, por lo que paralizaron las obras y realizaron un nuevo encargo al polémico arquitecto.

Las obras permanecieron paradas unos tres años, tras los cuales se añadió el Arte a la Ciencia y, a pesar de que sus cimientos estaban prácticamente acabados, se suprimió la Torre de Telecomunicaciones para construir en su lugar el Palacio de la Ópera. Además se incluyó un parque oceanográfico con la intención de que fuera el más grande de Europa.

Finalmente se construyeron estos edificios al más puro estilo de Calatrava, con hormigón blanco, recubiertos en parte de unos azulejos blancos o azules llamados "trencadís", y con unas formas casi imposibles.

Ciudad de las Artes y las Ciencias

El Museo de les Ciencias Príncipe Felipe
Créditos: Víctor Ferrando
L`Hemisfèric - Inaugurado en abril de 1998, es un planetario con forma de ojo humano en el que se proyectan también películas en formato IMAX y Láser. 

El Museo de les Ciencias Príncipe Felipe - Se inauguró un año más tarde, aunque la apertura oficial fue unos veinte meses después, cosas de la política. Su enorme estructura recuerda al esqueleto de un dinosaurio y en su interior hay un museo interactivo de ciencia que ocupa más de 40.000 metros cuadrados en tres alturas.

L`Umbracle - Algo después que el museo, se inaugura un paseo ajardinado poblado con especies autóctonas de la Comunidad Valenciana, con una cubierta de arcos flotantes desde donde se puede contemplar todo el complejo. En el mismo paseo también está el llamado Paseo de las Esculturas, que consiste en una galería de arte al aire libre con obras de artistas contemporáneos.

L`Oceanogràfic - A finales de 2002 abre las puertas este acuario oceanográfico logrando el objetivo de convertirse en el más grande de Europa con 110.000 metros cuadrados y 42 millones de litros de agua. La cubierta tiene forma de nenúfar y fue diseñada por el arquitecto valenciano Adrián Peláez Coronado.

El Palacio de las Artes Reina Sofía – En el año 2005 culminan las obras de este enorme edificio que en su interior cuenta con cuatro grandes salas: Sala Principal, Aula Magistral, Anfiteatro y Teatro de Cámara. También una sala de Exposiciones. Está dedicado a la música y a las artes escénicas.

Puente de l´Assut de l´OrCréditos: Víctor Ferrando
El Puente de l´Assut de l´Or - Se trata de un puente atirantado que comunica la Ronda Sur con la calle Menorca, abierto al tráfico a finales de 2008. La idea original incluía un mirador a 125 metros de altura, pero finalmente se descartó. Aun así, esta es la altura del mástil desde donde se sujeta el puente y es el punto más alto de la ciudad.

El Ágora - Un año más tarde se inaugura, aunque sin acabar del todo, una plaza cubierta en la que se celebran conciertos y eventos deportivos, como el nuevo gran premio de la Comunidad Valenciana de Tenis.

Junto al Oceanográfico se planeó construir también Las Torres de Calatrava, que consistían en cuatro rascacielos de 280, 260, 240 y 220 metros de altura. Posteriormente pasaron a ser tres los rascacielos de 308, 266 y 220 metros, denominados Valencia, Castellón y Alicante. Finalmente todo quedó en un bonito proyecto debido a su elevado coste.

Alrededor del complejo se proyectaron varios barrios con viviendas de lujo, la mayoría de los cuales se llegaron a construir, aunque debido a la crisis ha quedado alguno a medias. También se está construyendo una línea de metro ligero que unirá el centro de la ciudad con el puerto, pasando por la Ciudad de las Artes y las Ciencias, aunque en estos momentos está paralizada por falta de presupuesto.

Todo esto ha colocado a Valencia en un lugar importante en el ámbito turístico nacional e internacional, incrementándose notablemente la cantidad anual de turistas que la visitan.

He ido a fotografiar todo el complejo infinidad de veces, y no me canso de hacerlo. De noche, el reflejo de los edificios iluminados sobre las muchas láminas de agua que lo rodean, le da un toque aun más impresionante.

© Víctor Ferrando, Derechos Reservados
FotoEscapada
Twitter: @FotoEscapada

martes, 28 de agosto de 2012

Sigüenza, destino ideal para enamorados

Panorámica de Sigüenza
Créditos: Alberto Olivares

¿Un fin de semana para dos?  Puede dormir en un castillo, pasear por un pinar o perderse por estrechas y antiguas calles. Todo ello, en la medieval Sigüenza. Sigüenza es una ciudad que parece hecha por Cupido. Llena de rincones mágicos, ofrece a los enamorados muchas opciones.

Castillo de Sigüenza
Castillo de Sigüenza
Créditos: Alberto Olivares
Dicen que no hay nada más romántico que pasar la noche en un castillo. Más aún si es uno con historia donde han vivido obispos, cardenales y reyes.
El castillo de Sigüenza se construyó en el siglo V por los visigodos sobre un asentamiento romano. Los árabes la convierten en alcazaba y a partir de la reconquista de Sigüenza en el año 1123, pasa a ser residencia de los obispos de Sigüenza.
No fue hasta el año 1972 que se lo declaró Parador Nacional de Turismo, poniendo a la ciudad de Sigüenza en la mira de cientos de turistas. El parador del Castillo de Sigüenza está amueblado con mobiliario tradicional castellano y en algunas de las habitaciones tienen camas con dosel y terraza.

Paseando por Sigüenza
Lo primero que deben hacer antes de salir a recorrer las calles de esta hermosa ciudad es abrigarse muy bien ya que las temperaturas son muy bajas en invierno. Sigüenza tiene muchas cuestas bastante empinadas y el frío hace que se congelen. Al ser de piedra alguna de ellas, como la del Portal Mayor, se ha ganado el apodo de “rompeculos”, por lo que es mejor tener un buen calzado y caminar con cuidado.
Pasear por las travesañas, así es como se llaman las dos calles que cruzan a lo ancho la parte antigua de la ciudad, es simplemente imperdible. El silencio y la tranquilidad, nos permiten oír nuestros propios pasos por las piedras del camino.

La Catedral de Santa María de Sigüenza
Dedicada a Santa María la Mayor, patrona de la ciudad, la Catedral de Sigüenza, es una de las más bellas de España, con una mezcla de estilo románico y gótico, debido a que la construcción se realizó en dos etapas.
Conocida como “el doncel de Sigüenza”, en el lado sur está la puerta que da a la Plaza Mayor, con un rosetón románico hermoso. La Plaza Mayor durante los fines de semana se llena de puestos medievales de los comerciantes de la zona.

Pinar de Sigüenza
Pinar de Sigüenza
Créditos: Alberto Olivares
Si lo que quieren es dar un paseo por la naturaleza, sin lugar a dudas el Pinar de Sigüenza cumplirá todas sus expectativas. Para llegar al Pinar, pueden subir por la calle Mayor, bordear el Castillo y volver a bajar. A mitad de camino, subiendo por la calle Mayor, en un pequeño callejón que pasa casi desapercibido a los viandantes se encuentra laPuerta del Sol de Sigüenza.
Si realizan este paseo por la mañana, puede que tengan la suerte de cruzarse con algún corzo asustadizo. Es un recorrido de casi 10 kilómetros rodeado de naturaleza en estado puro.


Dónde irse de marcha en Sigüenza
Plaza Mayor de Sigüenza
Créditos: Alberto Olivares
En el casco antiguo de Sigüenza se encuentra el pub J.L, ideal para tomarse las primeras copas de la noche. Un poco más abajo, en la Travesaña Baja, en pleno corazón de la judería seguntina, es posible encontrar la taberna La Marina. Con casi 100 años de historia, en esta peculiar taberna pueden degustar la especialidad de la casa: Porrones de distintos tamaños.
En la calle Vicente Moñux pueden encontrar sitios más marchosos, como lo son el Oboe, el Nerea y el Óscar, en el que suele haber actuaciones de cómicos entre semana.
En Sigüenza puede reunir historia, naturaleza y fiesta, para hacer que sea inolvidable tanto para usted como para su pareja.

© Carolina Bassa Mercado, Derechos Reservados 




jueves, 16 de agosto de 2012

La Ruta del Cares, de Poncebos a Caín en los Picos de Europa

La Ruta del Cares
Créditos: HR El Gran Duque

Esta vez os queremos llevar a una ruta de senderismo con poco desnivel que bordea un acantilado con profundos cortados.  Se encuentra en el segundo Parque Nacional más visitado de España: el Parque Nacional de los Picos de Europa.
  
Los Picos de Europa es uno de los grandes atractivos turísticos  de España. En el 2011 más de 1 millón de personas visitaron los Picos de Europa para deleitarse con sus paisajes. 
Uno de los grandes encantos de este parque nacional es una senda de 12 kilómetros que une la localidad asturiana de Poncebos y la leonesa de Caín: la Ruta del Cares.

La Ruta del Cares
Con sólo 1,5 metros de anchura, este camino durante las nevadas, era la única ruta que unía estos dos pueblos. Esta ruta es recorrida por turistas boquiabiertos que disfrutan de la belleza de la zona. De hecho, la Ruta del Cares se ha convertido en una de las más transitadas de los Picos de Europa, no solo por su espectacularidad, sino que también porque tiene poco desnivel y no hace falta ser un experto montañero para hacer la ”Garganta Divina”.
Originalmente, esta Ruta empezaba en Posada de Valdeón, pero son 10 kilómetros más y se hace muy pesada. Si bien este tramo también es hermoso, nos centraremos en el trayecto Caín-Poncebos que es el que hace casi todo el mundo.
El desfiladero se abre en roca de caliza gris y en sus 12 kilómetros podemos encontrar múltiples “cuevas”. Algunas de ellas se aprovechan para dar refugio al ganado lanar que pasta por la zona.

Puente sobre el río Cares en la Ruta del Cares
Créditos: HR El Gran Duque
Antes de hacer la Ruta del Cares
Lo primero que debe saber es que es una ruta de acceso gratuito. Lo mejor es hacerla evitando los meses más fríos ya que en épocas de nevada puede haber desprendimientos, lo que hace que sea muy arriesgado. Si quiere hacerla con su mascota, no habrá problema, sólo debe llevarla bien atada. También es importante que sepa que no puede hacer la Ruta del Cares en bicicleta. La zona de los túneles es muy estrecha y oscura y puede ser un problema para usted y para los demás turistas. No olvide llevar agua, algo de comer y protección solar. Al ser una ruta de montaña, un calzado cómodo es fundamental. Demás está recordarle que no olvide su cámara de fotos con la batería bien cargada. Las vistas de esta ruta, son espectaculares. 

Dónde empezar la Ruta del Cares
La Ruta del Cares puede empezarse o bien en Poncebos o bien desde Caín. 
Para llegar a Caín hay que tomar la A-8 dirección Oviedo hasta Llovio y desde ahí, tomaremos la N-625 hasta Cangas de Onís. Desde ahí y siguiendo por esta carretera, continuamos hasta el Puerto de Pontón por la C-637 y bajaremos hacia Posada de Valdeón (León) desde donde sale una carretera local -un poco estrecha- hasta Caín. 
Si quiere hacer la Ruta del Cares desde Poncebos, debe coger la carretera Santander – Oviedo y en Unquera coger la desviación hacia Potes. Una vez en Panes, deberá desviarse hacia Arenas de Cabrales desde donde cogerá la carretera a Poncebos. 
En cualquiera de estos puntos, ya estará listo para ponerse en camino. 

Túneles en la Ruta del Cares
Créditos: HR El Gran Duque
Caminando por La Ruta del Cares
Si sale desde Poncebos, los dos primeros kilómetros tienen desnivel, pero una vez pasados, la ruta ya casi no tiene desniveles, haciéndose un paseo muy tranquilo. 
Durante el camino se encontrarán cabras montesas que pastan a sus anchas. Acostumbradas a los visitantes, no es raro que se acerquen a “saludar”. Es todo un espectáculo verlas andar por las rocas con tanta gracia y facilidad. 
Poco a poco, irá cogiendo altura y las vistas desde arriba, son realmente espectaculares. Podrá ver un pequeño puente del que cae una especie de cascada, digno de más de una foto. 
Cuando llegue a la mitad del recorrido entre Poncebos y Caín, verá los carteles que le avisan cuánto camino le queda por delante, por si quiere regresar. Es un buen momento para sentarse, comer algo y apreciar el paisaje. 
Más adelante, podrá cruzar el río Cares por dos puentes, de esos que salen en las películas y que dan mucho vértigo, pero estos están en perfecto estado y no hay nada que temer. 
No le daremos muchos más detalles, la idea es que venga a verlo con sus propios ojos.

Recomendaciones finales para hacer la Ruta del Cares
Un joven con sus mascotas haciendo la Ruta del Cares
Créditos: HR El Gran Duque
Si quiere hacer esta ruta en familia, no hay problema. Como ya le hemos comentado, la Ruta del Cares no tiene mucha dificultad. Pero recuerde que sólo la ida pueden ser 3 horas y media, así que debe tenerlo en cuenta a la hora de planificar su caminata.  Cuando llegue a Caín, puede emprender el camino de vuelta o bien, contratar un todo terreno que lo llevará por caminos inhóspitos hasta su coche en Poncebos. Otra opción, si hace la Ruta del Cares en grupo es dividirse. Unos empiezan por Caín, otros por Poncebos y al encontrarse a mitad de camino, cambiar las llaves del coche. Eso les permitirá a todos hacer la Ruta completa sin tener que hacer la vuelta. ¡Qué lo disfrutéis!

Twitter: @HRGranDuque

martes, 24 de julio de 2012

Termas Los Pozones del Huife, Pucón, Chile


Recomendaciones para entrar en Los Pozones
Créditos: 
PsTdeViaje
Gracias a la gran presencia volcánica, Chile tiene aguas termales a lo largo de todo el país. Los Pozones son de los pocos que permiten visitas nocturnas.

Chile es un largo y angosto país que tiene la posibilidad de ofrecer al turista todo aquello que quiera conocer, desde el árido desierto de Atacama a los hielos eternos de la Patagonia chilena. Dentro de esta variada fisonomía, destacan muchos volcanes –más de 2.900- que dan lugar a la formación de numerosas aguas termales. Gracias a esto, puede encontrar termas en variados y paradisíacos paisajes. 

Cómo llegar a los Pozones 
A casi 800 kilómetros al sur de Santiago de Chile se encuentra Pucón, balneario turístico por excelencia que explota el turismo tanto de verano como de invierno. Desde Santiago debe coger la Ruta 5 Sur hasta llegar a la ciudad balneario de Pucón. Desde ahí, para llegar a Los Pozones, debe ir en dirección a Caburgua, por el Camino Internacional, durante casi 20 kilómetros para llegar al desvío hacia Huife/Menetue que, después de 12 kilómetros, lo llevará directamente a Los Pozones. 

Los Pozones del Huife 
Para llegar a las termas, una vez aparcado el coche, debe descender por una escalera de 100 metros de largo que lo llevará a Los Pozones y a unas pequeñas casitas de madera que hacen de vestuarios para el turista. Los Pozones, que son siete, se encuentran junto al Río Liucura y son piscinas naturales, al aire libre, a las que se puede acceder tanto de día como de noche. La temperatura de su agua varía entre 30º Celsius y 42º y gracias a la cercanía del río Liucura, es posible alternar los baños de agua caliente con baños de agua fría. 

Los Pozones de noche 
Los Pozones de noche
Créditos: 
PsTdeViaje
No todas las termas permiten el acceso a sus aguas las 24 horas del día. Los Pozones, sí. Si las termas de día son de ensueño, por la noche son una experiencia inolvidable para los visitantes. A las calientes aguas, hay que agregarle la noche estrellada y como música de fondo, el río. Rodeado de naturaleza y de silencio, la sensación de tranquilidad es total. 

Beneficios de las termas 
Las aguas de Los Pozones son ricas en calcio, magnesio, potasio, sodio y hierro. Las aguas termales no sólo se clasifican según los minerales que la componen, sino que también por la temperatura de sus aguas. Las de Los Pozones son aguas meso termales o calientes, para las pozas cuyas aguas tienen temperaturas entre 35º Celsius y 45º. La primera de las pozas, con una temperatura de 30ºC es considerada hipotermal o poco fría. Entre los beneficios de las aguas termales hay que tener en cuenta que las altas temperaturas matan gérmenes y aumentan la circulación sanguínea y ayudan a eliminar toxinas del cuerpo. 

Recomendaciones al visitar unas termas 
Si bien las aguas termales son beneficiosas para la salud, hay casos en los que es conveniente evitarlas, por lo que es importante que en tales casos las recomiende un médico. También es necesario seguir ciertas recomendaciones para evitar malos ratos. En Los Pozones se pide no estar más de 15 minutos quieto en las aguas calientes, por lo que se aconseja caminar o moverse cada cierto rato. El consumo de bebidas alcohólicas está prohibido y también se pide que la estadía en la zona de las aguas termales no exceda las 3 horas.

© Carolina Bassa Mercado, Derechos Reservados 

jueves, 12 de julio de 2012

Granada, ciudad y provincia con encanto


Hablar de Granada, es hablar de una historia, raza, fusión y mestizaje, que te hechizará desde el primer minuto.

La historia de Granada
La Alhambra
Créditos: Theresa Foerster
Granada guarda muchos secretos, si hablamos de historia: los musulmanes dejaron un legado que a día de hoy se conserva en su máximo esplendor gracias al palacio de la Alhambra. Sus jardines y estancias han sido centinelas de traiciones y romances, los que aún se pueden sentir al pasear por ellos. 
La reconquista de Granada a manos de Isabel la Católica, el 2 de enero de 1492, produjo esa fusión entre católicos y musulmanes, de la que ninguna ciudad puede hablar y solo Granada puede lucir.
La historia, además de La Alhambra, que es una visita obligada, nos dejó el barrio del Albayzin. Lo mejor, perderse entre sus callejuelas, tomar un té en sus teterías, escuchar flamenco de algún espontáneo, y por supuesto el mirador de San Nicolás, desde donde podemos disfrutar de la puesta de sol más bonita del mundo, con la Alhambra y la Sierra Nevada como escenario. 
Visitar el barrio del Sacromonte, es como dar un salto en el tiempo y entre sus atracciones se encuentra el deleitarse con el flamenco más castizo en una de sus cuevas. En el barrio del Realejo, situado a los pies de la Alhambra, están los mejores baños árabes de la ciudad y pasear por sus calles nos traslada a otra época. 
En el Centro, está su Catedral de estilo Renacentista, además en su Capilla Real se encuentra la tumba de los Reyes Católicos y pinturas únicas. La plaza Bib-Rambla y la alcaicería, son recuerdos vivos del pasado, donde se encuentra el día a día.


Naturaleza pura en Granada
Generalife
Créditos: Trinidad Navarro
Si hablamos de naturaleza: Sierra Nevada, La Vega y La Costa Tropical, son solo unos ejemplos de su diversidad natural. Un día de esquí en su moderna estación y pasar la tarde en uno de sus pueblos costeros, disfrutando un clima cálido, es otro atractivo añadido y que sólo si uno lo disfruta, puede apreciar.
Sierra Nevada es un parque natural protegido, con una variedad autóctona de flora y fauna muy amplia. Uno de los atractivos de esta zona son Las Alpujarras, pueblos escondidos y únicos con profundos valles y picos nevados, presumen de tener su propia tradición y gastronomía. Entre los pueblos más conocidos se encuentran: Lanjarón; fuente de aguas minerales recién llegadas de los picos de Sierra Nevada, e incluso si quieres puedes probar todos sus tipos de agua y alojarte en su hotel balneario.
El pueblo más alto de Las Alpujarras es Trevelez, muy conocido por sus secaderos de jamones, aunque la carretera no es apta para los que no están muy acostumbrados a las curvas!

Gastronomía granadina
Albayzin, ideal para ir de tapas
Créditos: Trinidad Navarro
Granada es paraíso para aquellos a los que nos gusta la cocina, lo más popular es tomarse unas tapas y además ¡Son gratis! Efectivamente las tapas vienen incluidas con la bebida. 
Como detalle curioso, si alguna vez os habéis preguntado de donde viene el nombre de tapa, se remonta a hace ya unos años donde en las tabernas se servían los platos de comida a modo de tapa encima de la cerveza, por lo que si no ponían la comida, el cliente reclamaba la tapa de su cerveza.
Hay muchas zonas donde disfrutar de un bar con tapas, entre las zonas más conocidas están: la calle Navas -en el centro-, la calle Elvira -a comienzos del Albayzin- o la Plaza el Príncipe en el Realejo. No olvides de tomar platos típicos de Granada como: tortilla sacromonte, habas con jamón y patatas a lo pobre.

Tras este breve paseo por la bella Granada me gustaría terminar con una frase que resume esta ciudad única:

“Dale limosna mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada”

© Trinidad Navarro, Derechos Reservados
Twitter: @GuiasTrini



viernes, 6 de julio de 2012

Palabras y expresiones en chileno que debe conocer si va a Chile


Si quiere viajar a Chile debe conocer algunas palabras y expresiones que frecuentemente utilizan los chilenos. Si bien es cierto que en Chile se habla castellano, como en todos los países surgen palabras que pueden llevar de cabeza a un turista de vacaciones. 

El chilenismo por excelencia es huevón
Sin lugar a dudas, la palabra que más escuchará es huevón (weón) y es también la más difícil de explicar. 
Si bien en sus orígenes, era un insulto, con el paso de los años ha adquirido diversos y diferentes significados. Es así que el significado que se le dé a weón, dependerá de cómo se lo digan y en qué contexto. Puede ir desde una  manera amigable de referirse a los amigos o por el contrario, un insulto a las capacidades intelectuales. Para algunas personas es simplemente una palabra muletilla, con la que terminar la frase.

Polla chilena de Beneficencia
Créditos: Rec79
La Polla chilena de Beneficencia
Si va caminando por el centro de Santiago y se encuentra con un edificio que reza “Polla chilena de Beneficencia” no piense nada extraño. Lo que está viendo no es otra cosa que la casa central de la empresa estatal chilena encargada de la administración de los juegos de azar. 
Muchos son los turistas, sobre todo españoles, que se hacen una foto con este edificio de fondo. Algunos, también comprar un boleto de la Polla como souvenir de su viaje.

Chilenismos todo terreno
Cuando un chileno le quiere decir la verdad, le dice la dura o la pulenta y lo dice sin dar rodeos o vueltas. Si por el contrario, le está mintiendo, le estará vendiendo la “pomá”. Cuando se enoja, se apesta o chorea
Si tienen una relación de pareja medianamente estable, es un pololeo –él, pololo; ella, polola-. Cuando ya es más serio y se van a casar, son novios y no prometidos.  
En Chile, no se alquilan ni coches ni carros, son autos. Y los autobuses, se llaman micros
Es posible que también oiga que alguien se cree la muerte o la última chupá del mate, que no es otra cosa que creerse el mejor en algo, o en todo.

Chilenismos de fiesta
Un chileno no se va de fiesta, va a un carrete y cuando vuelve a casa, no tiene resaca, está con caña o anda con el hachazo
En Chile no se toma un cubata, se toma un trago o un copete y si se toman muchos, el “curao” – borracho- se transforma en un florero, o lo que es lo mismo, en el centro de atención. 
Cuando va a la botillería, se compra una promo, botella de pisco y botella de cola, todo junto, generalmente por un módico precio. Cuando se reúnen alrededor de una barbacoa, están “parrillando” o haciendo un asado. 
Si un chileno le dice que harta sed y que quiere piscolear, lo que le está diciendo que tiene mucha sed y que quiere tomarse unas piscolas, conjugándolo como si fuera un verbo. 
En Chile, hacer una vaca, es juntar plata.
Créditos: Marilyn Peddle
Si se junta un grupo de chilenos y hacen una vaca, lo que están haciendo es juntar dinero para hacer una compra entre todos. Y si tienen chipe libre quiere decir que tendrán permiso para hacer lo que quieran. 

El puro chileno 
Un hispanoparlante puede pensar que habla castellano perfectamente. Sin embargo, al llegar a Chile se puede llevar una sorpresa. En Chile oirá de manera constante la palabra puro. Sin embargo, no estarán hablando de ni habanos cubanos ni de pureza. 
Si un chileno quiere puro comer, dormir, salir o lo que sea, le está diciendo que lo único que quiere es hacer eso. 

Más chilenismos que debe conocer
Si está tomando un fanshop (gaseosa de naranja con cerveza) o paseando por alguna de las ciudades de Chile, le explicaremos el significado de algunas palabras que seguramente oirá durante su estadía. 
Si el mozo (camarero) le dice que le trae su consumición “al tiro” quiere decir que se la traerá de inmediato, enseguida. Hace muchos años el en el campo, cuando el dueño del fundo quería reunir a sus obreros con rapidez, hacia un disparo al aire, de esta forma todos los peones dejaban de hacer sus labores al instante y acudían al llamado “al tiro”. 
Fíjese bien en quienes le rodean, a su lado puede haber dos personas que han salido de la “pega” o del trabajo a tomar algo. Sin embargo, si van en polera (camiseta) pueden ser dos amigos que han quedado para irse de carrete (fiesta). 

Más expresiones chilenas
El teniente Alejandro Bello,
desaparecido en 1914
Créditos: Desconocidos
Una expresión muy típica chilena es “más perdido que el teniente Bello”.  Alejandro Bello era un aviador chileno que desapareció con su avión en 1914 y nunca se han encontrado rastros de él ni de su avión. De ahí entonces que cuando alguien está perdido, se le dice que está más perdido que el Teniente Bello. 
Si conoce en Chile a una persona tacaña, tendrá delante suyo a una manito de guagua. Se le dice guaguas a los bebes y los tacaños reciben este apelativo, por lo apretada que tienen la mano, igual que las guaguas. 
Si está pidiendo indicaciones sobre cómo llegar a algún sitio, puede que le digan que está donde el diablo perdió el poncho, lo que quiere decir que está muy lejos. 

Algunas otras particularidades del chileno
El chileno es conocido por su forma, muy particular, de conjugar la segunda persona del singular. Si está en un entorno de confianza, un chileno en lugar de decir entiendes, le dirá “entendí” o directamente utilizara la palabra “cachai”, que viene del inglés “catch” (agarrar, atrapar). 
También son muy comunes el “po” y el vos. El primero viene de pues que deriva en pos y luego en po. Es una muletilla muy utilizada para finalizar las frases, por ejemplo “cómo estai po”. 
El vos, conocido mundialmente gracias a los argentinos, en Chile se pronuncia sin la s final (vo) y es también muy usado, sobre todo cuando se está en ambientes más distendidos. 
Muchas otras expresiones o palabras podríamos enseñarle, pero quizás la mejor manera de aprender a hablar chileno, es visitando el país andino.
Ah, y si no escucha la S al final de las palabras, no se preocupe, no es usted... Somos nosotros, casi siempre, "nos la comemo".

© Carolina Bassa Mercado, Derechos Reservados